fbpx

Entra en la Onda (Nestlé, 1990)

with Sin Comentarios

Entusiasmarnos para volver al colegio con la mejor de las ondas, y ser el más “taquillero” de tu clase, eran uno de los deberes autoimpuestos, por las marcas que nos acompañaron en nuestra infancia.

En este sitio, hemos revisado numerosas promociones que nos regalaron entretenidos sets de útiles escolares en la forma de reglas, estuches, cuadernos, y témperas, entre otros.

Por otra parte, algunas de nuestras series favoritas también nos ofrecieron productos escolares, tanto oficiales como piratas: Jem, Transformers, Thundercats y algunos otros, como los recordados “estuches con clave” de Star Wars o E.T. ¿los recuerdas?

Nestlé ataca de nuevo a los escolares

No era la primera vez que la lechera apuntaba al segmento de los estudiantes. Ya habíamos sido testigos en 1989 de la promoción “Viva el Colegiogurt de Niñogurt”, en donde podíamos canjear cuatro sets de reglas (aquellas con forados para marcar letras y números), gomas y sacapuntas.

Posteriormente, se sumó un recordado estuche en donde podías guardar todos tus implementos.

Un año después, y con un target más orientado a los juvenil y taquillero, Nestlé presentaba un años después, una serie de productos cuyo particular diseño y materialidad, hizo que se nos quedaran un la retina treinta años después.

Entra en la Onda de Posters y Yogures Nestlé llegó en abril de 1990 para “ponerle color y onda” a nuestras clases.

Consistió tan solo en cuatro ítemes que podías canjear con tres tapas marcadas más una cantidad de dinero (dependiendo del producto), y que fabricados en un plástico acanalado blanco, tenían taquilleras imágenes serigrafeadas con predominancia de los clásicos colores de esa era: los flúors.

Los ítemes fueron:

  1. Apuntadores o carpetas
  2. Agenda
  3. Maletín
  4. Lonchera

Si bien fue una promoción sencilla, no era raro ver a compañeros del colegio llevando sus trabajos de artes plásticas en los maletines que presentaban un psicodélico diseño de un elefante amarillo en motocicleta, escapando de un perro en medio de la noche.

Los otros diseños, nos presentaban a monos skaters, cocodrilos surfistas, chanchos motociclistas, tucanes cantores y gatos guitarristas, entre otros animales.

Una particularidad, es que en el caso de la lonchera y el maletín, venían desarmados y plisados; para que nosotros pudiésemos armarlos y empezar a disfrutar de nuestros nuevos ítemes.

En el caso de las carpetas, o apuntadores como le llaman en el comercial; poseen un clip con la leyenda “Nestlé” en bajorrelieve.

El comercial nos presentaba a un joven de corte aburrido y algo nerd, el que tras los comentarios de sus interlocutoras fuera de pantalla, le “ponen onda” y lo transforman en un taquillero, listo para usar a los flamantes productos que la promoción nos presenta.

A continuación, te presento el metraje de esta discreta promoción, que pese a ser recordada, no fue muy bullada en su momento.

¿Y tú? ¿Tuviste alguno de estos entretenidos útiles escolares? ¡Cuéntame tu historia en los comentarios!

Opina con nosotros

Comentarios