fbpx

“Ese gordito de allá tiene plata” (A.K.A. “No te olvides de la cita” – Parte 2)

with Sin Comentarios

El gordo Alonso ya iba algo cansado, pero la sola idea de hacer unos “oyuken” (Hadokken) con Ryu lo mantenía caminando sin parar pero sudando la gota gorda.

  • “Lo bacán de la máquina del pasaje Quillota es que tiene los 6 botones”, decía entusiasmado.
  • “Siii, ojalá que el Chino se raje con algunos créditos”, contestó el Checoso.

Ya quedaba poco y Alonso comenzaba a meterse las manos a los bolsillos, donde numerosas monedas serían la llave conque podría disfrutar de algunas horas de entretención. Óscar, por su parte, sólo pensaba en llegar a los Galáxica del Rodoviaro para poder jugar Captain Commando en la máquina de 4 players.

  • “Hazla corta poh guatón, pa que podamos jugar de a cuatro”, reclamó Óscar.
  • “Naaa, no lesees poh, si igual pueden jugar al de los Simpsons”, se defendía el Goonie.
  • “Pfff … pa los Simpsons nos basta con el Homero del barrio, ja ja ja”, contestó el Tata.

En tanto, ya estábamos dentro del local y el “Chino” nos saludó con un movimiento de cejas. En menos de un segundo, ya estábamos en la caja gastando los primeros morlacos de la mañana.

El gordo comenzaba a lanzar sus primeros poderes y a lucirse entre los presentes. “Hadoookken” se escuchaba de fondo mientras los asistentes comenzaban a aglomerarse para observar las proezas luchísticas de “Chunk”.

Entre los curiosos, un sujeto de dudoso aspecto y mascando chicle con la boca abierta comenzó a acorralar al Checoso y al Tata, mostrándole un cortacartón pegado con huincha aislante. “Ya loco, suelten la plata”, dijo amenazante y con un potente olor a tufo.

– “Si nosotros tamos mirando no más”, dijo el Checoso haciéndose el loco.
– “Tamo’s patos”, ayudó el Tata, poniendo cara de pobre.
– “Ese gordito de allá tiene plata, tiene pinta de cuico”, dijeron a coro para eludir al flaite cartonero.

Y mientras el Goonie derrotaba a un empaquetador de supermercado, comenzó a sentir algo que se clavaba en sus rollos, mientras se percataba que una vez más, estaba siendo asaltado.

  • “Ya loco, suelta las mone’as”, le esputó el flaite.
  • “No tengo nada, pero te puedo dar el jockey”, le contesto con la pera tiritando.
  • “Ya, pasa pa’cá”, le replicó al lanza que molesto por lo paupérrimo de sus asaltados, le dio un empujón al Goonie y lo dejó mirando al Space Invaders.

A esa altura, ya nos habíamos gastado toda la plata y habíamos apretado cachete. Olvidado el resto del panorama dominical, subimos corriendo el cerro dejando al Goonie atrás, olvidado a su suerte.

Al rato, y envuelto en sudor, logró darnos alcance.

  • “Son maricooones”, dijo con tono mamón.

Así terminaba otra “cita”. Accidentada, pero cita al fin y al cabo. Pese a tales incidentes, la dinámica se extendió por varios años más, sin registrarse, por suerte nuestra y del Goonie, ningún asalto ni arremetida flaite.

Opina con nosotros

Comentarios