fbpx

Revista Barrabases

with Sin Comentarios

Hablar de la revista creada por Guido Vallejos en 1953, creo no necesita presentación. Sin embargo, y a través de las décadas, ha sido parte importante de la infancia de varias generaciones, incluida la de nuestros padres, quienes eventualmente nos heredaron el gusto por las historietas de Mr. Pipa y sus pupilos.

Recuerdo haber tenido 5 años en 1984 y ver en la contraportada de una revista Conan El Bárbaro que había en mi casa hace años, una publicidad de la vuelta de la revista Barrabases y en donde se veía a una formación de niños futbolista, sonrientes y listos para la acción.

Se trataba de una publicación de 1978 haciendo alusión a la tercera época de la revista, aquellas de apenas 25 números y editada por la editorial Gabriela Mistral. Muy escasas de encontrar hoy por hoy.

Publicidad de Barrabases (1978)

Hasta ese momento, desconocía por completo la gran historia detrás de la revista y mucho menos imaginaba que ésta había sido lanzada hace 30 años. Mas aún, parafraseando a Carlos Pinto, nada hacía presagiar que debería esperar 5 años más para recién en 1989, tener en mis manos, una nueva versión de esta popular publicación.

Y fue así como en 1989, se anunciaba por televisión (comercial que no he podido encontrar) el regreso, por cuarta vez; de la revista que tiene como protagonistas a un grupo de niños que nunca crece ni su talento deportiva no merma. Barrabases volvía para deleitar a una nueva generación de lectores.

Es así como el primer número nos presentaba la historia de Chumita, un niño venido del campo y que su gran virtud, radicaba en jugar con ojotas en lugar de zapatos de fútbol. Un clásico instantáneo y cuyo protagonista, volvería a tener más apariciones en la revista, privilegio que sólo tuvieron grandes como Cañoncito.

En un segundo golpe de impacto, el número dos nos presentaría a Pirulete Biónico, un androide hecho a imagen y semejanza del gran artillero de Barrabases, pero utilizado como artimaña para derrotar a los dirigidos de Mr. Pipa.

En los números posteriores veríamos la aparición de uno de los personajes que llegaría para quedarse en el universo de Barrabases: El Burro. Premonido de talento y violencia por igual, este jugador se mueve por su odio contra Barrabases y su deseo de derrotarlos en cancha. Un punto alto de esta nueva época.

Y hacia el número 8 veríamos el retorno de un clásico de todas las épocas de la revista: Cañoncito y su club Atlético Cañones. Artillero de gran potencia, sólo le bastaba un balón y su potencia al patear para, incluso, destruir y dejar en el suelo, el estadio de Villa Feliz. Su aparición se produjo sucesivamente desde la segunda época de la revista, incluso, hubo carátulas recicladas de la segunda en la tercera época.

Incluso, Cañoncito reforzó al propio Barrabases frente Italia en la segunda época y jugó en la selección de Chile en las diversas participaciones de la Roja en el cómic.

Estilo de dibujo de Barrabases, ¿cuál es tu favorito?

Una de las particularidades de la revista fue su gran calidad de ilustración durante las tres primeras épocas, la que incluso vimos durante los cinco primeros números de la Cuarta. Según se señala en diversas fuentes, la avanzada edad de Guido Vallejos para ese entonces, ya no le habría permitido seguir a la cabeza de esa labor, la que fue tomada por otros dibujantes.

El estilo al que me refiero fue adoptado hacia mediados de la Segunda Época, en donde los personajes adoptan un estilo más juvenil en el trazo, pues durante su Primera Época, su aspecto era más adulto (pensando en que se trata de niños de 12 años promedio).

Por otra parte, si consideramos que la Primera Época de la revista se trató de historietas misceláneas de distintos deportes hechas por diversos ilustradores; ésta tuvo una particular etapa en donde incluso, no hubo historias del club en sus páginas. Eventualmente, esto sepultó su primera etapa.

Una de las características de este dibujo, son las ojos sin pupila de los personajes, sus zapatos con los cordones amarrados por debajo y sus calcetas “gordas”. En las revistas posteriores al nro. 5 el estilo del dibujo varió agregándole uñas a los personajes, achatando las medias y haciéndolas muy cortas y haciendo los toperoles cuadrados respecto de sus antecesores.

Ya hacia el final de la Cuarta Época, el estilo de dibujo se volvió grotesco, sin proporciones y demasiado infantil para mi gusto; lo que le restó esa estampa de profesionalismo a la publicación, que a momentos, ya parecía una revista hecha por niños en lugar de adultos. Una verdadera pena.

Una de las características clásicas de la revista era la incorporación de una entrevista a algún deportista destacado del momento. Nombres como Martín Vargas, Fernando Astengo, Patricio Yáñez, Eliseo Salazar, desfilaron por sus páginas.

Por otra parte, hubo historietas que tuvimos en las diferentes épocas, como la de Sam se Pone Cachetón o la propia Historia de Barrabases, el Arquero de Goma, o el clásico encuentro frente a los Argentinos Gritones, editado en la segunda y tercera época, y reeditado en 1990.

Paso fugaz por México

Quizás no lo sabías, pero entre 1970 y 1973 la revista tuvo una efímera edición en México, cuando debido al éxito del futbolista Carlos Reinoso en ese país, compró los derechos a Guido Vallejos para distribuirla en territorio azteca.

Debido a la baja calidad de sus ilustraciones, ésta no duró más de tres años.

Edición mexicana de Barrabases.

Modo Fanático de Barrabases

Y bueno, como todo gran fanático de la revista, me lancé en la aventura de dibujar mis propias historietas de Barrabases junto a mi primo Rodrigo. Éstos se basaron justamente, en el estilo de dibujo presente en las cinco primeras ediciones de 1989, que a su vez, eran una extensión de las de 1978-1980.

Entre ellas, me sentí con la total libertad de inventarme grandes historias, en las que incluso, hice perder a Barrabases para sentir un poco más de realismo en las historias, que colocaban a los de Villa Feliz usualmente como ganadores.

A continuación, te presento algunas de estas humildes viñetas realizadas en un ya lejano 1990:

Finalmente, y tras 17 años en el mercado, la publicación bajaría sus cortinas definitivamente en 2006, en un especial lanzado con razón del mundial de Alemania de ese año, y en donde ya la periodicidad de la revista estaba lejos de la quincena a la que nos tenía acostumbrado, siendo en ese entonces de 45 días.

En la actualidad, Red Horse ha permanecido editando algunos compilatorios y episodios clásicos en formato empaste, e incluso, se lanzaron nuevas historias, las que sinceramente (por su estilo de dibujo) no me anima leer. Quizás, algún día me anime 😊.

Y tú, ¿te consideras un fanático de Barrabases? ¡Déjame tu experiencia en los comentarios! 👇🏻

Opina con nosotros

Comentarios